10 mujeres policías negras demandan a la policía de DC alegando discriminación y represalias

10 mujeres policías negras demandan a la policía de DC alegando discriminación y represalias

[ad_1]

Durante sus cinco años en el Departamento de Policía Metropolitana de Washington, DC, Tiara Brown dijo que adquirió experiencia de primera mano con su cultura de intimidación.

En uno de esos casos, dijo que informó a un superior de lo que creía que era una detención y un registro ilegal.

Agentes vestidos de civil de otra unidad se acercaron a un grupo de jóvenes negros en un área que ella vigilaba, los alinearon contra una puerta y comenzaron a vaciar sus bolsillos sin que ninguna llamada de radio los impulsara a hacerlo. Brown creía que el incidente era ilegal y lo denunció a una teniente.

El teniente le pidió a Brown que escribiera una declaración formal y le dijo que a los oficiales involucrados se les iba a informar quién los reportó. Luego le preguntó a Brown si todavía quería seguir adelante con una queja formal, que Brown dijo que interpretó como una advertencia para que se mantuviera en silencio.

Entonces ella lo hizo. Brown dijo que las reglas y políticas del departamento requieren que la teniente intensifique, en lugar de anular, su queja.

Esta cuenta es una de las muchas acusaciones presentadas en una demanda colectiva de más de 250 páginas presentada el miércoles en nombre de Brown y otras nueve mujeres negras, tanto ex empleadas como actuales, contra el Departamento de Policía Metropolitana. Las mujeres alegan que fueron discriminadas por su raza y género, y que la división a cargo de abordar dichos comportamientos está a cargo de un hombre que ha expresado repetidamente su hostilidad hacia las mujeres oficiales y se ha confabulado con la gerencia para desacreditar a las mujeres que se presentan.

Tres de los denunciantes, Sinobia Brinkley, Regenna Grier y Tabatha Knight, dicen que los obligaron a salir. Otros cinco, Leslie Clark, Tamika Hampton, Chanel Dickerson, Karen Carr y LaShaun Lockerman, todavía están en la fuerza. Kia Mitchell, quien se unió a la fuerza en 1989, se retira esta semana. Brown renunció en diciembre de 2020.

El Departamento de Policía Metropolitana se negó a comentar el jueves.

«Si bien no podemos discutir las acusaciones específicas debido a un litigio pendiente, el Departamento de Policía Metropolitana se compromete a tratar a todos los miembros de manera justa y equitativa en toda nuestra organización», dijo Alaina Gertz, portavoz de la policía, en un comunicado. «Nos tomamos en serio estas acusaciones, las revisaremos a fondo y responderemos en consecuencia».

A lo largo de su mandato, dijo Brown, muchos de sus colegas blancos desaprobaron su forma de actuar como policía, en particular hablando con los residentes en cada oportunidad. Su «enfoque positivo de la vigilancia», que incluía la entrega de paquetes de ayuda con calcetines, agua, bocadillos y artículos sanitarios a las personas sin hogar, la convirtió en una marginada entre varios de sus compañeros de trabajo, especialmente los oficiales varones blancos que le decían que la estaba malgastando. tiempo y fue una tontería por tratar de ayudar a las personas en la comunidad, alega la demanda.

Pero ganó su reconocimiento: fue nombrada oficial del año del departamento en 2019, convirtiéndose en la primera mujer afroamericana en recibir la distinción. Aun así, decidió dejar el departamento poco después.

Las cosas llegaron a un punto crítico una noche en septiembre pasado mientras ella protegía la comisaría de policía del séptimo distrito de los manifestantes que intentaban entrar en el edificio después de que un oficial de policía disparara y matara a Deon Kay, un joven negro de 18 años. Los manifestantes, muchos de los cuales Brown dijo que estaban llorando y visiblemente molestos, finalmente dejaron de intentar entrar al edificio. Mientras cantaban «Black Lives Matter», algunos de los manifestantes iluminaron con linternas los rostros de los oficiales, dijo Brown. Ella entendió por qué estaban molestos. Pero dijo que la respuesta de los oficiales blancos en la escena, quienes dijo que estaban poniendo los ojos en blanco y se reían de los manifestantes y se mostraban hostiles, no estaba justificada.

Dijo que uno de los manifestantes comentó sobre la insensibilidad de sus colegas.

«Oficial Brown, mire a sus oficiales, se están riendo», dijo que le dijo el manifestante. «No les importa. Se parecía a ti. Su piel hacía juego con la tuya. Y se están riendo, Brown».

Ella dijo que estaba profundamente afectada.

«Todas las cosas que dijo, realmente me afectaron porque era verdad», dijo Brown en una entrevista con NBC News el viernes. «Y ver a mis compañeros de trabajo actuar de una manera tan mezquina, tan poco profesional, realmente me dolió.

Brown, de 33 años, ahora vive en Florida, donde trabaja para otro departamento de policía.

Arriba, de izquierda a derecha, Sinobia Brinkley, Tiara Brown, Karen Carr, Leslie Clark y Chanel Dickerson. Abajo, de izquierda a derecha, Regenna Grier, Tamika Hampton, Tabatha Knight, LaShaun Lockerman y Kia Mitchell.Cortesía de Temple Law

Las mujeres alegan que cada una de ellas se había quejado varias veces de un trato injusto por motivos de raza y género a los funcionarios del departamento de igualdad de oportunidades de empleo del departamento de policía y / o sus gerentes, sin resultado.

«Se reúnen aquí como clase para describir cómo el MPD, durante décadas, ha tratado a las policías negras con desprecio, hasta el punto de abuso psicológico sistemático», dice la demanda. «Como suele ser el caso, el abuso a menudo no es visible al mirar a una persona o un incidente».

Brown y los otros oficiales alegan en la demanda que cuando informaron reclamos de discriminación a sus superiores y a la oficina de igualdad de oportunidades de empleo del departamento, lo hicieron bajo su propio riesgo. Dijeron que enfrentaron represalias y, en algunos casos, fueron expulsados.

Brown dijo en la entrevista que hubo ocasiones en que ella y los oficiales blancos respondieron a los mítines de la supremacía blanca y que ninguno de los oficiales blancos trató a la gente en esos mítines de la forma en que lo hizo con los manifestantes afuera de la Comisaría de Policía del 7mo Distrito en septiembre pasado.

«¿Cuál fue la diferencia entre situaciones como esa y situaciones en las que hay personas de color protestando?» dijo el viernes, y agregó que renunció porque ya no se sentía segura en el trabajo.

«Nadie quiere venir al trabajo sintiéndose, si pasa algo, ¿quién me va a respaldar? Y hubo muchas veces que me sentí así», dijo.

Después de que George Floyd fuera asesinado bajo custodia policial de Minneapolis en mayo de 2020, Brown dijo que algunos de sus compañeros de trabajo blancos defendieron al entonces oficial de policía Derek Chauvin, quien se arrodilló sobre el cuello de Floyd durante casi nueve minutos y medio.

«Había oficiales defendiendo lo que había hecho», dijo. «En el trabajo. Imagínese estar trabajando con oficiales defendiendo lo que este hombre había hecho».

Chauvin fue condenado en abril por cargos estatales de asesinato no intencional en segundo grado, asesinato en tercer grado y homicidio en segundo grado en la muerte de Floyd en 2020. Fue condenado a 22 años y medio de prisión.

Mitchell, quien se unió al departamento en 1985, dijo en la demanda que después de que ella se quejó de un oficial blanco que le sacó el pene y orinó en una botella mientras viajaba en un vehículo del departamento, fue objeto de represalias por hacer «un gran problema» con eso. El oficial que informó fue ascendido a teniente poco después, dice la demanda.

«El MPD ha mantenido un patrón, práctica y costumbre de no solo excusar la mala conducta de los oficiales varones blancos con respecto a su conducta dentro del MPD, sino también con respecto a sus interacciones con la comunidad», alega la demanda. También dice que los oficiales varones blancos son objeto de más denuncias de fuerza excesiva que cualquier otro grupo.

Clark, quien ha estado en el departamento desde 1989, dijo que el 11 de julio de 2012 o alrededor de esa fecha, un oficial blanco le dijo que quería matar a la entonces primera dama Michelle Obama y le mostró una foto de un arma que él dijo que era. va a utilizar para hacerlo, dice la demanda. Clark dijo que denunció la amenaza al departamento de asuntos internos porque creía que era su deber jurado hacerlo.

Ella alega en la demanda que, a partir de entonces, sus colegas blancos la trataron de manera diferente, fue aislada y rechazada por sus compañeros, y constantemente le asignaron asignaciones peligrosas e indeseables. También alega que un colega usó una obscenidad cuando le dijo ese mes que se ocupara de sus asuntos, según la demanda. Clark dijo que se quejó ante la oficina de igualdad de empleo, que dijo que no tomó en serio sus reclamos, no investigó ni intervino de ninguna manera y le permitió seguir sujeta a un entorno de trabajo hostil. Clark se jubiló en mayo de 2014.

«Sé que algunas de las mujeres hicieron todo lo posible para que sus voces se escucharan», dijo Brown. «El departamento trató de desacreditarlos. Si no estás de su lado, intentarán desacreditarte, intentarán quebrantarte, intentarán obligarte a renunciar».

Los 10 oficiales están buscando daños compensatorios y pidiendo a la corte que nombre a alguien para reformar el Departamento de Policía Metropolitana y garantizar que se someta a cambios estructurales.

«Fui lo suficientemente buena como para ser la primera mujer afroamericana en ganar el título de oficial del año entre 3.000 agentes de policía, pero en el momento en que tomé una posición para decir todo lo que había visto, para llamar su atención, me desacreditaron, «Dijo Brown.

[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *