Alborotador del Capitolio con sombrero con cuernos se regodea mientras los federales trabajan para identificar a los sospechosos

Alborotador del Capitolio con sombrero con cuernos se regodea mientras los federales trabajan para identificar a los sospechosos


Mientras los investigadores estudiaban detenidamente las imágenes de vigilancia y las publicaciones en las redes sociales de la invasión del Capitolio el jueves por la tarde, uno de los participantes más reconocibles estaba en un automóvil saliendo de Washington, DC.

«El hecho de que teníamos a un grupo de nuestros traidores en la oficina acurrucados, puestos sus máscaras antigás y retirarse a su búnker subterráneo, lo considero una victoria», dijo Jake Angeli, de 33 años, en una entrevista con NBC News cerca del comienzo. de su viaje a través del país a su Arizona natal.

Angeli, quien irrumpió en el Capitolio con el torso desnudo y un tocado de piel con cuernos, se encuentra entre los cientos de partidarios de Trump que ahora se encuentran en la mira de las fuerzas del orden locales y federales.

Debido a que a la gran mayoría de la mafia del Capitolio se le permitió salir del edificio sin arrestos, los investigadores ahora enfrentan la tarea masiva de identificar y rastrear a cientos de personas de todo el país.

En una conferencia telefónica con reporteros, Michael Sherwin, fiscal federal interino para el Distrito de Columbia, reconoció los desafíos planteados por el hecho de que la Policía del Capitolio de Estados Unidos no acorralara a los manifestantes.

Jake Angeli, de 33 años, también conocido como Yellowstone Wolf, de Phoenix, sostiene un cartel de QAnon mientras los partidarios de Trump se reunieron frente al Departamento de Elecciones del condado de Maricopa en Phoenix el 5 de noviembre de 2020.Olivier Touron / AFP a través de Getty Images

«No voy a jugar como mariscal de campo el lunes por la mañana para ver cuándo o por qué no lo hicieron», dijo Sherwin. «Pero el escenario ha dificultado nuestro trabajo porque ahora tenemos que pasar por el proceso (órdenes del sitio celular, video) para tratar de identificar a las personas y acusarlas y luego intentar ejecutar su arresto».

«Eso ha hecho las cosas desafiantes», agregó Sherwin. «Pero no puedo responder por qué o por qué no esas personas no estaban atadas cuando salían del edificio».

Las llamadas a la policía del Capitolio no fueron respondidas, pero un portavoz anunció el jueves por la noche que el jefe Steven Sund renunciaría en medio de crecientes críticas.

Las imágenes de la incursión en el Capitolio, transmitidas por la televisión nacional el miércoles por la tarde, fueron discordantes.

Las ventanas se rompieron. Las oficinas fueron saqueadas. Los miembros de la mafia maltrataron a los agentes de policía del Capitolio.

El hecho de que a la gran mayoría se le permitiera salir del edificio y continuar manifestando marcó un marcado contraste con la respuesta masiva de las fuerzas del orden público que recibió a los manifestantes de Black Lives Matter durante el verano.

El fiscal general del Distrito de Columbia, Karl Racine, lamentó lo que describió como el despliegue desigual de activos «que el gobierno federal presentó con manifestantes abrumadoramente pacíficos de Black Lives Matter frente a lo que vimos ayer».

Un total de 41 personas fueron arrestadas en los terrenos del Capitolio el miércoles por la noche y el jueves temprano, según el jefe de policía de Washington DC, Robert Contee. Otros 27 fueron arrestados por delitos no relacionados con la violación del Capitolio, dijo Contee.

La oficina de Sherwin ha presentado cargos contra un total de 55 personas tras los disturbios. Uno de ellos fue detenido cerca del edificio con un rifle semiautomático y 11 cócteles Molotov, según los fiscales.

Un manifestante, un veterano de la Fuerza Aérea de California llamado Ashlii Babbit, fue asesinado a tiros por la policía del Capitolio. Otras tres personas murieron por problemas médicos en medio de las violentas protestas, dijeron las autoridades.

En su conferencia de prensa, Sherwin enfatizó que los fiscales se han movido a un ritmo rápido para presentar cargos y hay más en camino.

Pero aún quedaban preguntas sobre por qué las autoridades no estaban mejor preparadas para sellar el Capitolio y por qué no se hizo más para arrestar a los miembros de la mafia pro-Trump cuando salían del edificio.

«Claramente hay fallas», dijo el jueves el exjefe de policía del Capitolio de Estados Unidos, Terrance Gainer, en el programa «Today» de NBC. «Tiene que haber muchas preguntas y respuestas. Lo que está muy claro es que la policía subestimó a la multitud violenta y su tamaño, y sobreestimó su capacidad para controlarla».

En un comunicado emitido antes de la noticia de su renuncia, el jefe de policía del Capitolio, Sund, elogió a sus oficiales por sus acciones «heroicas», pero no mencionó por qué su departamento no estaba mejor preparado.

«Los oficiales de policía del Capitolio de los Estados Unidos y nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley respondieron valientemente cuando se enfrentaron a miles de personas involucradas en acciones violentas y desenfrenadas cuando irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos», dijo. «El violento ataque al Capitolio de los Estados Unidos no se parece a ninguno que haya experimentado en mis 30 años en la aplicación de la ley aquí en Washington, DC»

El FBI dijo el jueves que su oficina de campo en Washington ha recibido más de 4.000 consejos en línea, incluidas fotos y videos de sospechosos que se rebelan en el Capitolio.

Los analistas de inteligencia estaban clasificando la información y enviando pistas creíbles a equipos de agentes que trabajaban en el caso, dijo el FBI. Los investigadores también estaban empleando software de reconocimiento facial para identificar a los sospechosos.

EJ Hilbert, un exagente del FBI que se centró en el ciberdelito y el terrorismo, dijo que el enfoque probablemente sea similar al utilizado en la investigación de los terroristas del Maratón de Boston.

“Van a mirar cada pieza de metraje que esté disponible”, dijo.

Hilbert dijo que esperaría que la investigación también conduzca a una avalancha de citaciones a compañías de redes sociales como Facebook y Twitter mientras las autoridades trabajan para rastrear a las personas que publicaron imágenes en línea dentro del Capitolio.

«No va a suceder mañana, pero durante la próxima semana, los proveedores de servicios de Internet estarán sobrecargados de trabajo para responder a estas solicitudes», dijo.

Mientras tanto, Angeli dijo que no le preocupaba la investigación. Un teórico de la conspiración de QAnon que publica regularmente en YouTube, se comparó a sí mismo con Gandhi y Martin Luther King.

“Lo que estaba haciendo era desobediencia civil”, dijo.

“No hice nada malo”, agregó Angeli. «Entré por una puerta abierta, amigo».

Stefan Sykes contribuido.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *