Dos agentes de Atlanta despedidos por usar armas Taser en estudiantes negros tienen rescisiones anuladas

Dos agentes de Atlanta despedidos por usar armas Taser en estudiantes negros tienen rescisiones anuladas

[ad_1]

Dos policías de Atlanta que fueron despedidos después de que las imágenes de la cámara corporal los mostraran sacando a dos estudiantes universitarios negros de un automóvil y usando pistolas paralizantes durante las protestas del verano pasado, recuperaron sus trabajos.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, confirmó el martes en un comunicado que la Junta de Servicio Civil de la ciudad había revocado los despidos.

Pero «dados los disturbios en nuestra ciudad y nación en ese momento, y las imágenes de video inquietantes que tenemos ante nosotros, todavía creo que se tomó la decisión correcta».

La junta encontró que los despidos de los dos oficiales, Ivory Streeter y Mark Gardner, violaron las ordenanzas y políticas de la ciudad y el departamento de policía con respecto al debido proceso, según un abogado de los oficiales, Lance J. LoRusso.

La ciudad no realizó una investigación a través de la Oficina de Normas Profesionales antes de los despidos del 1 de junio, lo cual es obligatorio, dijo LoRusso a NBC News.

El video de Bodycam tomado durante las protestas luego del asesinato de George Floyd en mayo pasado mostró a los oficiales sacando por la fuerza a dos estudiantes universitarios, Messiah Young y Taniyah Pilgrim, de su automóvil. Se escuchó a Pilgrim preguntando qué estaba pasando y llorando porque estaba tratando de salir del automóvil antes de que aparentemente la golpeara con la corriente eléctrica de una pistola paralizante.

Pilgrim, estudiante de Spelman College, no fue acusado. Young, estudiante de Morehouse College, enfrentó cargos no especificados que luego fueron retirados.

Streeter y Gardner estaban entre los seis agentes acusados ​​y los cuatro despedidos en relación con el incidente, que Bottoms calificó de «perturbador en muchos niveles».

Bottoms anunció los despidos de Streeter y Gardner casi inmediatamente después de lo que ella llamó «un uso excesivo de la fuerza».

Posteriormente, los dos agentes demandaron el reintegro y el pago retroactivo, diciendo que se les negó el debido proceso y que «su uso de la fuerza fue adecuado y de conformidad con la ley, las políticas del Departamento de Policía de Atlanta, las normas vigentes de aplicación de la ley y el capacitación que se les proporcionó a través del Departamento de Policía de la Ciudad de Atlanta y el Estado de Georgia «.

También dijeron que fueron despedidos sin una investigación, notificación adecuada o una audiencia predisciplinaria y que los despidos fueron contra el código de la ciudad.

Durante las audiencias de la junta con respecto a los despidos de los agentes, «salió a la luz evidencia de que ambos agentes tenían motivos para creer razonablemente, y de hecho creyeron, que había un arma en el vehículo», dijo LoRusso.

Nunca se encontró ninguna pistola.

Streeter y Gardner se desempeñaron como investigadores en la unidad de fugitivos del Departamento de Policía de Atlanta y estaban ayudando con disturbios civiles en la ciudad, dijo la policía.

Streeter había estado en el departamento durante 16 años y Gardner durante 22 años, dijo la policía.

Los dos oficiales aún enfrentan cargos de agresión agravada.

Bottoms dijo el martes que la Junta de Servicio Civil «no dijo que la conducta de los oficiales fuera legal».

«Este incidente, y otros, han dado lugar a cambios en nuestra política de uso de la fuerza, incluida la capacitación de reducción de escala y orientación sobre cuándo y cómo intervenir en situaciones específicas», dijo Bottoms. «Tengo la más sincera esperanza de que estos cambios de política y la capacitación adicional para nuestros oficiales ayuden a eliminar los encuentros potencialmente mortales y potencialmente mortales que han ocurrido en el pasado».

Los cargos han sido enviados por el fiscal de distrito al fiscal general de Georgia debido a un conflicto, según una carta del 25 de enero de la oficina del fiscal de distrito. El fiscal general nombrará un fiscal suplente.

Ninguno de los oficiales puede presentarse en pleno desempeño hasta que se resuelvan los casos penales en su contra, dijo LoRusso. Una vez que regresen al trabajo, tendrán derecho al pago retroactivo y a todas las licencias acumuladas, dijo.



[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *