En Los Ángeles, los latinos son los más afectados por el aumento de Covid

En Los Ángeles, los latinos son los más afectados por el aumento de Covid



LOS ÁNGELES – Dos veces por semana, Ismelda Reyes abandona la casa que comparte con su esposo, su hija adulta y su madre de 93 años para limpiar habitaciones en un elegante hotel de Santa Mónica en toda la ciudad.

Lleva su propia mascarilla al trabajo, solo una para todo el día, y no recibe un control de temperatura ni ningún otro tipo de examen de salud. Reyes, una inmigrante de El Salvador, dijo que a menudo entra en contacto cercano con compañeros de trabajo en los ascensores o dentro de la lavandería.

En el vestíbulo y en los pasillos, a veces se encuentra con invitados que no llevan máscaras, incluso mientras suda por la suya.

«Estoy asustada por lo que escuchan en las noticias con tanta gente muriendo», dijo en español. «Siempre existe la preocupación de que pueda hacerlo funcionar».

Con sus playas de arena y el sol durante todo el año, Los Ángeles evoca imágenes de celebridades y residentes bronceados cómodamente dispersos en una amplia extensión de amplias casas unifamiliares.

Pero las imágenes populares de Los Ángeles desmienten la realidad de millones de residentes, muchos de los cuales se consideran esenciales y viven en viviendas densas o multigeneracionales en un momento en que los funcionarios de salud pública recomiendan trabajar desde casa y mantener la distancia social.

El sábado, Los Ángeles se convirtió en el primer condado de la nación en superar el millón de casos confirmados de Covid-19. Los funcionarios de salud pública también confirmaron al menos un caso de la nueva variante del coronavirus en el Reino Unido en un hombre que pasó un tiempo en Los Ángeles y ahora está en cuarentena en Oregón.

El condado de Los Ángeles ahora ha registrado al menos 1,003,923 infecciones por coronavirus y 13,741 muertes, dijeron funcionarios de salud pública. California tiene más de 2.9 millones de casos confirmados y aproximadamente 33,000 muertes, según los recuentos de NBC News.

En un condado de 10 millones de residentes, la pandemia de coronavirus ha tenido un efecto desproporcionado en los latinos, que comprenden el 40 por ciento de la población del estado, pero el 55 por ciento de todos los casos confirmados de Covid-19 y el 46,5 por ciento de todas las muertes, según datos estatales de salud pública. .

Las tasas de mortalidad entre los latinos en Los Ángeles son dos veces más altas que en el resto de la población, según los funcionarios de salud pública del condado de Los Ángeles. Y los latinos, que son aproximadamente la mitad de todos los residentes del condado, son hospitalizados tres veces más a menudo que los blancos.

«A medida que aumentan los casos, es muy claro y muy alarmante que ciertos grupos, una vez más, soportan la mayor carga de enfermedad que otros», dijo el miércoles la directora de salud pública del condado, la Dra. Barbara Ferrer, durante su sesión informativa diaria. «El aumento muestra lo que sucede a medida que se amplían las diferencias entre las personas que viven en las áreas de mayores recursos y las de las áreas de menores recursos».

A pesar de una orden regional de quedarse en casa, Reyes debe presentarse a trabajar todas las semanas para mantener el seguro médico y pagar su hipoteca, dijo. Le preocupa infectar a su madre y lo que le podría pasar a la familia si ella o su esposo se enferman demasiado para trabajar.

«He vivido aquí 34 años. Le he dado más a este país que a mi país de origen», dijo. «Más que nada, quiero [local] líderes para ver la difícil situación en la que estamos «.

Kurt Petersen, copresidente de Unite Here Local 11, un sindicato que representa a los trabajadores de hoteles y servicios de alimentos en Los Ángeles, dijo que es «una elección falsa» para personas como Reyes, que es miembro del sindicato.

«Están atrapados en esta horrible decisión de ‘¿Voy a trabajar y me arriesgo a una infección, o me quedo en casa y corro el riesgo de ser desalojado?'», Dijo.

De los aproximadamente 30.000 miembros del sindicato, alrededor del 70 por ciento son latinos, dijo Petersen. Desde diciembre, Unite Here ha perdido un miembro por semana a causa de Covid-19 en promedio. Todos los que murieron eran latinos, dijo, lo que refleja fielmente lo que el condado está experimentando en general durante el mortal aumento del invierno.

Desde principios de noviembre, cuando comenzó el aumento, la tasa de muerte entre los residentes latinos en Los Ángeles aumentó en más del 800 por ciento, de 3.5 muertes por cada 100,000 residentes al día a 28 muertes por cada 100,000 residentes al día, según funcionarios de salud pública. Durante el mismo período, la tasa de mortalidad entre los residentes negros aumentó de menos de 1 por cada 100.000 personas al día a más de 15 por cada 100.000 personas.

Las muertes también han aumentado entre los residentes asiáticos, de 0,5 muertes por cada 100.000 personas a principios de noviembre a 12 muertes por cada 100.000 personas. Los residentes blancos ahora tienen 10 muertes por cada 100,000 personas, según datos de salud pública del condado.

«Existe la combinación de pobreza y densidad, y eso conduce a una rápida propagación del virus», dijo la Dra. Anne Rimoin, experta en enfermedades infecciosas y profesora de epidemiología en UCLA. «Es difícil detener el impulso una vez que ha comenzado».

El problema es particularmente agudo en los vecindarios latinos y negros, donde los residentes enfrentan la mayor carga de refugiarse en el lugar durante la pandemia. Según un estudio de Latino Policy & Politics Initiative en UCLA, el 40 por ciento de los residentes negros y latinos viven en vecindarios con alta densidad, falta de espacios verdes y pocas tiendas de comestibles.

Las disparidades ambientales también se extienden a las desigualdades en el lugar de trabajo. En la región de Los Ángeles, más del 50 por ciento de los trabajadores esenciales son latinos, según la Corporación de Desarrollo Económico de Los Ángeles. Trabajan en trabajos mal pagados que no siempre incluyen cobertura de atención médica o licencia por enfermedad remunerada.

«La gente va a trabajar no para ser héroes, sino porque necesita dinero para existir», dijo Sonja Díaz, directora de la Iniciativa de Política y Política Latina. «Es más probable que vivan en comunidades que no son resistentes a superar o sobrevivir a una pandemia».

En un condado donde los investigadores estiman que 1 de cada 3 residentes ha sido infectado con el coronavirus desde el comienzo de la pandemia, los peligros en el lugar de trabajo siguen siendo altos. Los funcionarios de salud pública están investigando más de 500 brotes en el lugar de trabajo, algunos de ellos en negocios muy frecuentados como Target, Whole Foods y Costco, anunció el condado el miércoles.

Debido a que las tasas de infección siguen siendo rampantes, los funcionarios de salud recomendaron esta semana que los trabajadores esenciales y las personas que hacen recados usen máscaras dentro de sus propios hogares.

«Sería mejor si la gente tuviera suficiente dinero para quedarse en su casa, pagar el alquiler y sentirse segura», dijo Petersen. «Si le dáramos a la gente la posibilidad de quedarse en casa, podríamos superar este pico».

William, un capataz de construcción en Los Ángeles que pidió que NBC News no usara su apellido por temor a represalias, preferiría seguir las órdenes regionales de quedarse en casa, pero continúa reportándose a trabajar todos los días. Él y su esposa, que está desempleada, tienen dos hijas adolescentes y deben pagar el alquiler.

Si bien William usa una máscara para trabajar todos los días, a menudo tiene que ingresar a los departamentos y casas donde vive la gente. No todos usan máscaras, dijo. Para mantener la distancia entre él y los demás, coloca cinta amarilla para alentar a la gente a mantenerse alejada, pero «no les importa», dijo.

Desde el comienzo de la pandemia, William ha perdido a tres amigos por Covid-19. Uno de sus hijos adultos también contrajo el virus y sobrevivió. Se siente afortunado de haber evitado enfermarse, pero recientemente se enteró de que uno de sus compañeros de trabajo había estado expuesto y ahora todo su equipo está esperando los resultados de las pruebas.

«Prefiero quedarme en casa», dijo William. «El problema es que no tengo suficiente dinero para mantenerme en casa. Tengo facturas que pagar».



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *