Estados Unidos ‘horrorizado’ por la violencia en Myanmar, dice Blinken después del día más sangriento desde el golpe militar

Estados Unidos ‘horrorizado’ por la violencia en Myanmar, dice Blinken después del día más sangriento desde el golpe militar


Estados Unidos está «horrorizado» por el derramamiento de sangre en Myanmar, dijo el sábado el secretario de Estado Antony Blinken, después del día de protestas más sangriento del país desde el golpe militar del mes pasado.

La violenta represión de las fuerzas de seguridad de Myanmar contra los manifestantes demostró que la junta «sacrificará la vida de la gente para servir a unos pocos», dijo Blinken en un Pío.

“El valiente pueblo de Birmania rechaza el reino de terror de los militares”, agregó, usando el nombre con el que se conocía al país hasta que fue cambiado por sus entonces gobernantes militares en 1989.

Su condena se produjo después de que decenas de personas murieran durante la represión militar el sábado en el derramamiento de sangre más mortífero desde que los militares tomaron el control del país el 1 de febrero, derrocando al gobierno electo de Aung San Suu Kyi.

«Es terrible. Es absolutamente indignante», dijo el domingo el presidente Joe Biden en su camino de regreso de Delaware a la Casa Blanca. «Y según los informes que he recibido, una gran cantidad de personas han sido asesinadas de forma totalmente innecesaria».

El sitio de noticias en línea Myanmar Now informó el sábado por la noche que el número de muertos había alcanzado al menos 114, incluida una niña de 13 años. El grupo de monitoreo independiente, Asociación de Asistencia a Presos Políticos, calculó el número de muertos del sábado en 90, y agregó que 423 personas han sido asesinadas desde que comenzó el golpe.

NBC News no pudo verificar de forma independiente estos números.

A pesar de la violencia, los manifestantes regresaron a las calles el domingo para presionar en sus demandas por el retorno a la democracia en Yangon y Mandalay, las dos ciudades más grandes del país, y en todo el país. Algunas de las manifestaciones se encontraron nuevamente con la fuerza policial, ya que los funerales de los muertos el sábado se llevaron a cabo en todo el país.

Los médicos atienden a un manifestante que recibió un disparo y resultó herido cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego el sábado en Yangon, Myanmar.Getty Images / Getty Images

En una declaración enérgica el sábado, el embajador de Estados Unidos en Myanmar, Thomas Vajda, también culpó a las fuerzas de seguridad del país por «asesinar a civiles desarmados, incluidos niños, las mismas personas que juraron proteger».

“Estas no son las acciones de una fuerza militar o policial profesional”, dijo Vajda. «El pueblo de Myanmar ha hablado con claridad: no quiere vivir bajo un régimen militar».

La Embajada de los Estados Unidos dijo en un Pío que el sábado se realizaron disparos en su centro cultural en Yangon, aunque nadie resultó herido.

Una declaración conjunta de los jefes de defensa de 12 países, incluidos Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Japón, entre otros, también condenó la violencia. «Instamos a las Fuerzas Armadas de Myanmar a que cesen la violencia y trabajen para restaurar el respeto y la credibilidad con el pueblo de Myanmar que ha perdido con sus acciones», dijo su declaración.

En un tuit, el secretario de Defensa, Lloyd Austin, llamó a los informes sobre la violencia. «Profundamente perturbador».

Sin embargo, el relator especial de las Naciones Unidas, Tom Andrews, pidió una «acción sólida y coordinada» y no solo palabras de condena para detener el derramamiento de sangre, diciendo en una oracion «suenan huecos para el pueblo de Myanmar mientras la junta militar comete asesinatos en masa contra ellos».

Descargue la aplicación NBC News para conocer las últimas noticias y la política

La represión tuvo lugar cuando el ejército de Myanmar celebraba el feriado anual del Día de las Fuerzas Armadas con un desfile en la capital del país.

El jefe de la junta, el general mayor Min Aung Hlaing, no se refirió directamente al movimiento de protesta cuando pronunció su discurso del Día de las Fuerzas Armadas televisado a nivel nacional ante miles de soldados en Naypyitaw el sábado. Se refirió únicamente al “terrorismo que puede ser perjudicial para la tranquilidad del Estado y la seguridad social”, y lo calificó de inaceptable.

En los últimos días, la junta ha retratado a los manifestantes como los que perpetraron violencia por su uso esporádico de cócteles Molotov.

El sábado, se vio a algunos manifestantes en Yangon portando arcos y flechas.

Por el contrario, las fuerzas de seguridad presuntamente han utilizado munición real durante semanas contra lo que sigue siendo una abrumadora multitud pacífica y desarmada.

Associated Press contribuyó a este informe.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *