Funcionarios del Banco Mundial presionaron al personal para mejorar la clasificación de China, según una investigación

Funcionarios del Banco Mundial presionaron al personal para mejorar la clasificación de China, según una investigación

[ad_1]

WASHINGTON – Los líderes del Banco Mundial, incluida la entonces directora ejecutiva Kristalina Georgieva, aplicaron «presión indebida» sobre el personal para impulsar la clasificación de China en el informe «Doing Business 2018» del banco, según una investigación independiente publicada el jueves.

El informe, elaborado por el bufete de abogados WilmerHale a pedido del comité de ética del banco, plantea preocupaciones sobre la influencia de China en el Banco Mundial y el juicio de Georgieva, ahora directora gerente del Fondo Monetario Internacional, y el entonces presidente del Banco Mundial, Jim Yong. Kim.

Georgieva dijo que no estaba de acuerdo «fundamentalmente con los hallazgos e interpretaciones» del informe y había informado al directorio ejecutivo del FMI.

El Grupo del Banco Mundial canceló el jueves todo el informe «Doing Business» sobre el clima empresarial, diciendo que las auditorías internas y la investigación de WilmerHale habían planteado «cuestiones éticas, incluida la conducta de ex funcionarios del Directorio, así como del personal actual y / o anterior del Banco. «

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que administra las participaciones dominantes de Estados Unidos en el FMI y el Banco Mundial, dijo que estaba analizando lo que denominó «hallazgos serios».

Descargue la aplicación NBC News para conocer las últimas noticias y la política

El informe de WilmerHale citó la «presión directa e indirecta» del personal de alto nivel en la oficina de Kim para cambiar la metodología del informe para mejorar la puntuación de China, y dijo que probablemente ocurrió bajo su dirección.

Dijo que Georgieva y un asesor clave, Simeon Djankov, habían presionado al personal para «hacer cambios específicos en los puntos de datos de China» y mejorar su clasificación en un momento en que el banco buscaba el apoyo de China para un gran aumento de capital.

Kim no respondió a una solicitud de comentarios. Djankov no pudo ser contactado de inmediato.

La clasificación de China en el informe «Doing Business 2018», publicado en octubre de 2017, subió siete lugares al 78 después de que se realizaron los cambios en la metodología de datos, en comparación con el borrador del informe inicial.

El informe «Doing Business» clasifica a los países en función de sus entornos normativos y legales, la facilidad para iniciar negocios, la financiación, la infraestructura y otras medidas del clima empresarial.

El informe WilmerHale también citó presiones relacionadas con los datos utilizados para determinar las clasificaciones de Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Azerbaiyán en el informe «Doing Business 2020» publicado en 2019, pero no encontró evidencia de que ningún miembro de la Oficina del Presidente del Banco Mundial o la junta ejecutiva estuvieron involucrados en estos cambios.

Arabia Saudita subió 30 lugares hasta el 62 en el informe «Doing Business 2020».

«En el futuro, trabajaremos en un nuevo enfoque para evaluar el clima empresarial y de inversión», dijo el Banco Mundial.

El informe de WilmerHale dijo que el impulso para impulsar la clasificación de China se produjo en un momento en que la administración del banco estaba «consumida por negociaciones delicadas» sobre un importante aumento de capital y la decepción de China por una puntuación más baja de lo esperado.

Georgieva dijo a los investigadores de WilmerHale que «el multilateralismo estaba en juego, y el Banco estaba en ‘serios problemas’ si la campaña no lograba sus objetivos», dice el informe.

El grupo sin fines de lucro Oxfam acogió con satisfacción la decisión del banco de interrumpir el informe Doing Business y dijo que durante mucho tiempo había alentado a los gobiernos a recortar las regulaciones laborales y los impuestos corporativos para mejorar su lugar en la clasificación.

El ex economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, expresó por primera vez su preocupación por la integridad del informe «Doing Business» en 2018, y dijo que la clasificación de Chile puede haber estado sesgada en contra de la entonces presidenta socialista Michelle Bachelet. Romer dejó el banco poco después de sus comentarios.

[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *