Greenpeace nombra a Ebony Twilley Martin como su primer codirector ejecutivo negro

Greenpeace nombra a Ebony Twilley Martin como su primer codirector ejecutivo negro

[ad_1]

Ebony Twilley Martin estaba confundida cuando el médico le dijo que su hijo de 3 años tenía asma provocada por factores ambientales. El pediatra le dijo: «Mira alrededor de tu vecindario».

En ese momento, alrededor de 2008, ella y su familia vivían en viviendas subvencionadas en el condado de Prince George, Maryland, cerca de una autopista muy transitada, con una grave contaminación automovilística y muy pocos árboles o áreas verdes.

“Eso se me quedó grabado y me dolió”, recuerda Martin, de 40 años. “Comencé a investigar y descubrí que los niños negros y morenos se ven afectados de manera desproporcionada por el asma inducida por las condiciones ambientales en las que se encuentran. Yo estaba como, ‘¿Qué puedo hacer?’”.

Su nueva pasión por los problemas medioambientales no decayó y, en 2013, se unió a Greenpeace con la esperanza de generar un “gran impacto” y hacer del planeta un lugar mejor. Trabajó dentro de la organización durante años, incorporando a negros, indígenas y otras personas de color a la lucha por la justicia ambiental.

El miércoles, Martin se convirtió en la primera persona negra en ser nombrada codirectora ejecutiva del grupo. En su anuncio, Greenpeace, que celebra su 50 aniversario este año, la llamó «defensora de la justicia y la equidad».

«Se siente increíble», dijo, y agregó que está ansiosa por «arremangarme» y empezar a trabajar. “En este puesto, mi objetivo es llegar a otras personas como yo que no siempre se ven reflejados en este movimiento o que no siempre saben cómo unirse a las filas del movimiento”.

Martin trabajará junto a Annie Leonard, quien se unió a Greenpeace en la década de 1980, para administrar sus operaciones. Martin ha reclutado a más personas negras para puestos de liderazgo, ha fortalecido sus prácticas de contratación y compensación e implementado nuevas políticas de acoso sexual, según un comunicado de Greenpeace. Martin dijo que planea asegurarse de que Greenpeace esté hablando e interactuando con las comunidades negras.

El cambio climático y otros problemas ambientales tienen un impacto profundo en las comunidades negras. Décadas de líneas rojas y otras prácticas discriminatorias han empujado a las comunidades negras a las ciudades con más aceras y carreteras de alta velocidad que árboles y áreas grandes con césped, lo que ha provocado que estas áreas sean hasta 10 grados más calientes que otras. Según un estudio de 2013, los negros tienen un 52 por ciento más de probabilidades que los blancos de vivir en islas de calor urbanas, lo que puede exacerbar problemas de salud como la diabetes y el asma.

Un informe de 2019 del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales encontró que la composición racial de las comunidades puede dictar su acceso al agua potable. Según el informe, las infracciones al agua potable aumentaron en las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color. Los sistemas de agua que sirven a las comunidades de color no solo son más propensos a contaminarse que los de los blancos, sino que también es más probable que sigan infringiendo las normas durante períodos de tiempo más prolongados. Por ejemplo, Flint, Michigan, todavía está recogiendo los pedazos después de vivir con agua potable infestada de plomo que los funcionarios públicos insistieron en que era segura para beber.

Los organizadores han sostenido durante mucho tiempo que el cambio climático y otros problemas ambientales también son problemas de los negros, ya que el racismo sistémico hace que los negros sean susceptibles a las enfermedades inducidas por el medio ambiente. Pero también han reconocido la incómoda relación del movimiento ambiental con la política racial a lo largo de los años. Los críticos del movimiento han dicho que las soluciones de justicia ambiental deben verse a través de los lentes de las desigualdades raciales y económicas, y deben priorizar a las comunidades que sienten los efectos de los peligros ambientales primero y más severamente.

Martin dijo que esta es la razón por la que espera atraer a más personas negras, indígenas y de color al movimiento. Dijo que para hacer frente a las «crisis cruzadas» de la salud ambiental y la injusticia racial, cualquier movimiento ambiental debe ser diverso.

Recordó los primeros días de la enfermedad de su hijo, y señaló que no tenía a nadie con quien hablar sobre los problemas ambientales ni tenía el dinero o los recursos para recogerlo y mudarse a un lugar con aire más limpio.

“No tenía a nadie. Nadie me estaba hablando de eso ”, dijo. “Así que eso es lo que quiero cambiar de este movimiento en su conjunto, a quién nos estamos comunicando. Es por eso que estoy emocionada de estar en este papel para poder hablar con otras madres como yo y señalarles la dirección de lo que deben hacer. Si vamos a combatir la crisis climática, debemos tener la organización y el movimiento más amplio y diverso. Así que invito a la gente a unirse a las filas «.

Seguir NBCBLK sobre Facebook, Gorjeo y Instagram.



[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *