Vie. Mar 1st, 2024

“En los próximos meses el sector ganadero enfrentará fuertes problemas de suministro tanto en productos para la nutrición animal como veterinarios. La política de restringir importaciones via la no aprobación de SIRAs y especialmente la de no autorizar los pagos de las SIRAs aprobadas, ha producido un quiebre en la cadena de abastecimiento que deberá ser resuelto por el nuevo gobierno”. Argentina tiene enormes condiciones como productor de proteína animal, si corregimos estos errores el sector puede ser protagonista del crecimiento economico del 2024. Así lo afirma el gerente general de la empresa Vetifarma Alejandro Bravo.

“Argentina cuenta con un espacio de producción muy protegido desde lo sanitario y debemos aprovecharlo como marca país”, debemos hacer un llamamiento a todos los actores de la cadena a enfocarse en adoptar medidas de bioseguridad que eviten la proliferación de epidemias tales como la gripe aviar o porcina, que tienen un impacto muy negativo en las explotaciones y en la imagen del país como productor de proteína animal dice, y luego agrega: “En lo nutricional debemos mejorar las condiciones de sustentabilidad del negocio”.

Según explica Bravo, hoy desde el sector se piensa a la sustentabilidad de una manera muy amplia incluyendo el impacto en huella de carbono, en agua y en el bienestar animal.

“Creo que la noticia más importante del 2023 ha sido que algunas empresas hemos estado trabajando para medir el impacto ambiental en nuestras propias instalaciones y cómo nuestros productos impactan a la cadena en forma integral. Esto va a permitirnos entender cómo reducir el impacto sobre el medio ambiente, modificando la nutrición y el manejo de los planteles en las granjas”, explica, y detalla que los primeros resultados están mostrando que la Argentina tiene modelos productivos con 40-50 por ciento menos impacto que otros grandes productores de alimentos, lo que le permitirá diferenciarse y acceder a mercados donde los consumidores valoren estas características obteniendo mayor valor agregado en ello.

Con ese horizonte, el gerente general de Vetifarma afirma que desde su origen, hace 26 años, su empresa mantuvo un pie en Europa estudiando las tendencias exigidas por los consumidores y aplicadas por los productores de nutrición, anticipándose a los requerimientos de los clientes.

“En esa línea, fuimos los primeros en lanzar productos libres de antibióticos en todas nuestras líneas de producto, permitiendo a nuestros clientes alcanzar los mercados más exigentes. Desde ese entonces estamos enfocados en diseñar y lanzar nuevas líneas de producto que no solo mejoren la rentabilidad de las granjas, tambos y feedlots que atendemos, sino que incluyan los nuevos requerimientos en sustentabilidad exigidos por los clientes y los consumidores”, dice.

Esas tecnologías, según Bravo, cubren un amplio rango de aspectos que van desde diseñar líneas nutricionales para reducir el estadío de un novillo en un feedlot o aumentar la cantidad de litros de leche producidos por una vaca en ordeñe y de esa manera minimizar la emisión de metano. “También podemos reemplazar algunos nutrientes que aprendimos que afectan la calidad de las napas de agua por productos naturales, o bien recomendar cambios en el manejo de un sector de las granjas/tambos/feedlots para mejorar el bienestar de los animales que también termina impactando en los indicadores zootécnicos”, dice el especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *