‘¿Que eres?’ Cómo responden los estadounidenses multirraciales y cómo está cambiando

‘¿Que eres?’ Cómo responden los estadounidenses multirraciales y cómo está cambiando



Al crecer en un suburbio predominantemente blanco de Washington, DC, la fotoperiodista Daniella Zalcman no pudo ir a la escuela con una sola persona vietnamita, ni con nadie, como ella, que fuera de ascendencia vietnamita mixta. En cambio, recibió «preguntas ridículas» sobre si era un «bebé de guerra».

Avance rápido hacia la universidad, cuando Zalcman, ahora de 34 años, entró en su clase de idioma vietnamita y vio a los otros estudiantes en la sala: cinco mujeres, todas ellas de origen parcialmente vietnamita. «Fue un alivio tan divertido encontrar de inmediato a este grupo de personas que entendieron todos mis chistes, todas estas cosas diferentes que eran parte de lo que era», dijo a NBC Asian America.

Como alguien de ascendencia parcialmente asiática, dijo, no fue hasta entonces que realmente pudo compartir la experiencia de «lo que significa tener que navegar por su propia identidad como estadounidense, todas estas culturas diferentes que son parte de quién eres y te importan y son importantes para ti, pero [are] a menudo en desacuerdo entre sí «.

Daniella Zalcman.Cortesía de Daniella Zalcman

La conciencia cultural y la prevalencia de personas parcialmente asiáticas están aumentando con su número en los Estados Unidos. Hace unos cinco años, los asiáticos y las personas multirraciales se habían convertido en los grupos demográficos de más rápido crecimiento en el país.

Es un cambio fenomenal desde la época de Loving v. Virginia, el fallo de la Corte Suprema de 1967 que derogó las leyes estatales que prohíben los matrimonios interraciales.

Al revisar los datos de 2018 del censo de EE. UU., El Centro de Investigación Pew descubrió que alrededor de 6.2 millones de adultos en Estados Unidos informaron ser de dos o más razas. De ellos, el 20 por ciento eran blancos y asiático-americanos, mientras que el dos por ciento eran negros y asiático-americanos.

De 1980 a 2015, la proporción de bebés multirraciales y multiétnicos nacidos en los EE. UU. Se triplicó, aunque todavía es solo el 14 por ciento del número total de nacimientos, según Pew. Si bien la mayoría de los bebés multiétnicos tenían un padre blanco y uno hispano o dos padres multirraciales, Pew encontró que el 14 por ciento tenía un padre blanco y uno asiático, el tres por ciento tenía un padre hispano y uno asiático, y el uno por ciento tenía un padre negro y uno asiático. Padre asiático.

Parte del enfoque más reciente en las personas con herencia mixta de AAPI ha sido gracias a la vicepresidenta Kamala Harris, cuya madre y padre emigraron a los EE. UU. Desde India y Jamaica, respectivamente, y quien ha discutido abiertamente cómo ambas partes de su identidad han dado forma. ella como persona y como funcionario público.

Así como los asiáticos han ganado prominencia en la sociedad estadounidense, también lo han hecho los de ascendencia asiática mixta en otras áreas de la vida pública. El fenómeno del tenis Naomi Osaka es de ascendencia japonesa y negra. Millones dependen de cada palabra de modelo y autor Chrissy Teigen, que es de ascendencia tailandesa y europea. El éxito de taquilla de DC «Aquaman» ha recaudado más de mil millones de dólares con un elenco liderado por Jason Momoa, que es en parte nativo de Hawai y en parte blanco. Las historias de éxito musical van desde Bruno Mars (en parte filipino) hasta Ne-Yo (en parte chino) y Karen O de los Yeah Yeah Yeahs (en parte coreana). La lista sigue y sigue.

No siempre fue así, o al menos no se discutió tan abiertamente.

Cuando el fotógrafo Kip Fulbeck se embarcó en lo que se convertiría en el proyecto histórico de 2006 «Part Asian, 100% Hapa», que mostraba retratos de personas asiáticas multirraciales acompañadas de sus propias respuestas a una pregunta demasiado familiar: «¿Qué eres tú?» – estaba llenando un vacío que había sentido en su propia infancia de crecer parte = chino.

“Me hubiera gustado tener ese libro cuando tenía siete años”, dijo. “No estaba allí. Así que lo logré «.

Para su sorpresa, las sesiones de fotos, realizadas antes de la incorporación de Facebook, atrajeron a un gran número de personas que querían participar. Muchas eran personas que querían dar su propia respuesta a la pregunta de qué eran, que querían ser no solo parte de algo, sino parte de de algo.

Kip Fulbeck habla en el evento Remy Martin Circle Of Centaurs en West Hollywood, California, el 7 de abril de 2015.Charley Gallay / Getty Images para el archivo Remy Martin

Las personas de raza mixta han descrito un arco iris de experiencias. Algunos dicen que ser de culturas mixtas ha hecho la vida más rica e inclusiva; otros hablan de luchar por la aceptación de un lado u otro de sus raíces, de sentir una presión interna o externa para abrazar – o rechazar – parte de quienes son, o de acostumbrarse a marcar la casilla para “otros” en los formularios.

Pasar tiempo activamente en un lugar con una población de hapa más grande «realmente te deja boquiabierto de dos maneras», dijo Fulbeck, quien recuerda haber sido un objetivo mientras crecía en un vecindario blanco. Por un lado, «Es como, ‘Dios mío, [I’ve] encontré mi tribu ‘, pero también he visto personas como,’ Oh, ya no soy especial. Ya no soy memorable … ‘Algunas personas reaccionan en [a] extraño tipo de base cultural sobre cómo lidiar con eso. Lo he visto antes ‘.

Probablemente, el lugar más fácil en los EE. UU. Para que una persona mixta de AAPI recorra esa gama de emociones es Hawai. No es sorprendente que «hapa», un término en idioma hawaiano para «mitad», se haya convertido en un recurso para describir a personas de más de una raza.

Mientras que el lingüista Keao NeSmith, experto en lengua hawaiana y polinesia, dijo que el uso de la palabra «hapa» en hawaiano para describir a personas multirraciales se remonta a la década de 1830, lo que indica el salto del término al territorio continental de EE. UU. Y su expansión para abarcar un ámbito más amplio. grupo de asiáticos orientales (en gran parte) mestizos es un poco más complicado.

Paul Spickard, distinguido profesor de historia en la Universidad de California, Santa Bárbara, y estudioso de la raza y la etnia, recuerda que «hapa» se usó «ocasionalmente» en las comunidades japonesas estadounidenses de la costa oeste a fines de la década de 1960 o principios de la de 1970 y algo más tarde entre las Chino-americanos y filipinos.

«La llegada de la palabra a la costa oeste alrededor de 1970 encaja con el aumento de la conciencia nacional de Hawái que vino con varios desarrollos» en las décadas anteriores, dijo Spickard, desde el papel de la isla en la Segunda Guerra Mundial hasta que Hawái se convirtió en parte de los EE. UU. En 1959 , el aumento del turismo desde el continente a Hawai en las décadas de 1950 y 1960, y la creciente presencia de las islas en la cultura pop.

«Los estadounidenses en general se estaban dando cuenta de Hawai’i y pensaban en él como parte de los Estados Unidos», dijo Spickard. “Con los viajes aéreos y el aumento del estatus de clase media, más estadounidenses de origen asiático viajaban a Hawai, con frecuencia para visitar a familiares. A medida que la generación de la posguerra de estadounidenses de origen asiático también comenzó a incluir algunas personas de raza mixta, la palabra que la gente aprendió en las islas, donde, en la década de 1960, se estaba aplicando no solo a personas que eran una mezcla de haole y hawaiano, sino a cualquiera que fue mixto – comenzó a aplicarse a las personas mixtas en las comunidades asiático-americanas continentales. ‘Hapa’ se usaba con bastante frecuencia en las comunidades asiático-americanas de la costa oeste a principios de la década de 1980 «.

Los estudios de Pew han encontrado que Hawaii lidera con mucho a todos los demás estados en el porcentaje de residentes que se identifican como de dos o más razas. Casi el 25 por ciento de las personas en Hawái se identificaron como multirraciales. La mayoría de ellos, más del 20 por ciento, en realidad se identificaron como de tres orígenes: una combinación de blancos, asiáticos y nativos de Hawái o de las islas del Pacífico.

Keao NeSmith.Cortesía de Dana Edmunds

NeSmith, quien es de ascendencia nativa hawaiana y europea, dijo en su experiencia, «hapa» no es un término cargado en Hawai, donde las personas de origen mixto se han convertido en una norma aceptada durante muchas décadas de inmigración y matrimonios mixtos en la isla.

«En general, tengo la sensación de que la forma en que la gente usa ‘hapa’ en los Estados es diferente a la forma en que lo usamos aquí en Hawai … La forma en que los lugareños lo entienden es la gente de raza mixta, a menudo existe la idea de que cuando utiliza el término que parte de su mezcla es hawaiano, [but] ese no es siempre el caso. Puede ser cualquier cosa, cualquier combinación, cualquier mezcla racial «, dijo NeSmith. De hecho, dice, hapa como palabra» no es específica de la raza en absoluto. Es solo una combinación de cosas. Simplemente significa ‘una parte’ de cualquier cosa «.

En una inversión de siglos de práctica en la parte continental de Estados Unidos, agrega NeSmith, en Hawai, no es la mezcla lo que parece extraño, pero todavía se practica, entre algunos grupos étnicos. En parte por esa razón, no cree que el uso de «hapa» tenga connotaciones negativas.

Eso no es cierto para todos: la escritora Akemi Johnson dijo que dejó de usar «hapa» para describirse a sí misma después de profundizar en la historia de fondo del término para una pieza de 2016 para National Public Radio. En él, lidiaba con el anhelo de las AAPI mixtas, incluida ella misma, de tener un nombre para el mosaico de su herencia. Pero también habló con personas que describieron que el término tenía, al menos en un punto, las connotaciones de un insulto o dijeron que el término solo podía ser reclamado legítimamente por personas de herencia hawaiana en parte nativa.

“Después de escribir ese artículo, me quedó claro que ya no podía usar ‘hapa’ para describirme a mí mismo oa otros estadounidenses de origen asiático de raza mixta. No podía ignorar que alguien me dijera que se sentía como un robo de identidad, y comprendo los problemas más importantes del colonialismo y la apropiación que el uso amplio del término representa para algunas personas ”, dijo Johnson, autora de“ Night in the American Village: Women a la sombra de las bases militares estadounidenses en Okinawa «.

Akemi Johnson.Cortesía de Akemi Johnson

En estos días, dijo, “uso una variedad de palabras para describirme: japonés estadounidense, mestizo, birracial, mitad blanco y mitad japonés, según el contexto y mi estado de ánimo. Cada vez más, encuentro menos importante tener un término para mi identidad racial. Reconozco que la raza y el lenguaje para describirla son fluidos, y mi identidad se basa en otra parte «.

Si bien las personas de raza mixta, incluida la AAPI, pueden estar aumentando en número, el total sigue siendo relativamente pequeño. Queda por ver qué tipo de aceptación encontrarán los niños de esta próxima generación en los años venideros. Los crímenes de odio anti-asiáticos se han disparado en medio de la pandemia Y en un momento de tensiones raciales, algunos seguidores de la ideología supremacista blanca ahora quieren la creación de un etnóstato blanco específicamente destinado a prevenir la mezcla de razas, lo que aparentemente convierte a las personas hapa en un enemigo aún mayor que AAPI.

Tomará tiempo, pero en última instancia, «Amor y conexión humana y familias fusionadas y conocer gente de otras culturas [in] Las formas íntimas a largo plazo es lo que nos hace mejores personas, personas más informadas y personas más empáticas «, dijo Zalcman, el reportero gráfico.

«Sé [it’s] mucho más trabajo cuando conoces a alguien que proviene de una cultura que no es la tuya, pero también es bueno para nosotros, y por eso creo que hay algo increíble en el hecho de que eso se está volviendo cada vez más común. y eso es lo que necesitamos «.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *