Seis agentes de la Policía del Capitolio podrían enfrentar medidas disciplinarias por acciones durante los disturbios del 6 de enero

Seis agentes de la Policía del Capitolio podrían enfrentar medidas disciplinarias por acciones durante los disturbios del 6 de enero

[ad_1]

Una investigación de la Policía del Capitolio de los EE. UU. Sobre la conducta de los oficiales durante el motín del 6 de enero no encontró ningún comportamiento delictivo, pero se recomendó que seis oficiales fueran sancionados por infringir las reglas, dijeron las autoridades el sábado.

La agencia revisó 38 casos, en los que la Fiscalía Federal ya no había encontrado evidencia de crímenes cometidos por oficiales ese día, dijo la Policía del Capitolio en un comunicado.

En 20 de los 38, no se encontró ninguna irregularidad y, en algunos casos, los investigadores no pudieron identificar a los oficiales en el centro de las quejas, dijo el departamento.

Se recomendó acción disciplinaria en seis casos, incluso por conducta impropia, incumplimiento de las directivas, comentarios inapropiados y difusión inapropiada de información, dijo la Policía del Capitolio.

Los casos se derivaron en parte de las quejas de personas que estaban en el Capitolio el 6 de enero. Los resultados se entregarán al Departamento de Justicia de Estados Unidos.

La agencia ha estado bajo presión de todos los lados del espectro político luego del intento de los partidarios del expresidente Donald Trump de detener el recuento de votos del Colegio Electoral. Un informe de vigilancia interno obtenido por NBC News en abril encontró que la Policía del Capitolio ignoró la inteligencia crítica de que los manifestantes de derecha planeaban violar el Capitolio el 6 de enero para tratar de evitar que se certificaran los resultados de las elecciones presidenciales.

Siete agentes de policía del Capitolio atacados el 6 de enero demandaron al expresidente Donald Trump, sus aliados y miembros de grupos extremistas de extrema derecha el mes pasado en un tribunal federal, acusándolos de enviar una turba violenta al Capitolio para mantener a Trump en el poder.

Cuatro agentes murieron por suicidio después del 6 de enero.

Trump arrojó sospechas sobre el oficial que mató a tiros al alborotador Ashli ​​Babbitt cuando le advirtieron a punta de pistola que no ingresara a un pasillo que estaba siendo utilizado para evacuar a miembros del Congreso.

El teniente Michael Byrd, reveló el mes pasado que él fue el tirador. El veterano de 28 años del departamento fue absuelto de irregularidades y dijo que lo que hizo ese día fue proteger a los demás y hacer «mi trabajo».

La policía del Capitolio está en alerta máxima antes de una manifestación programada para el 18 de septiembre para apoyar a los arrestados en relación con los disturbios.

Garrett Haake contribuido.



[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *