Trump se compromete a una transición ordenada después de que el Congreso confirmara la victoria de Biden y el asalto de la mafia al Capitolio

Trump se compromete a una transición ordenada después de que el Congreso confirmara la victoria de Biden y el asalto de la mafia al Capitolio


WASHINGTON – El presidente Donald Trump se comprometió el jueves a «una transición ordenada» del poder poco después de que el Congreso confirmara la victoria electoral del presidente electo Joe Biden, y luego del asalto al Capitolio por una multitud de violentos partidarios de Trump.

En un comunicado emitido por la Casa Blanca, el presidente volvió a hacer afirmaciones falsas sobre el resultado de las elecciones, pero dijo que este mes pondrá fin «al mejor primer mandato en la historia presidencial». Twitter había suspendido la cuenta de Trump durante 12 horas después de que continuara impulsando teorías de conspiración sobre las elecciones luego del caos en el Capitolio.

Durante la noche, el Congreso volvió a reunirse y contó los votos electorales de la victoria de Biden. Después de algunas objeciones, el recuento de los 306 votos de Biden frente a los 232 del presidente Donald Trump terminó en un proceso que duró hasta las 3:40 a.m. El vicepresidente Mike Pence leyó los totales.

Fueron 24 horas inolvidables en Washington cuando los legisladores se vieron obligados a pausar el conteo oficial de los votos del Colegio Electoral y huir cuando los seguidores de Trump irrumpieron en el edificio. Una mujer fue baleada dentro del Capitolio y murió después, se activó la Guardia Nacional y el alcalde ordenó un toque de queda de 12 horas en la ciudad que comenzó a las 6 de la tarde.

Los disturbios, que dejaron a una mujer asesinada a tiros por un oficial de policía del Capitolio, habían interrumpido el debate en ambas cámaras sobre la objeción republicana a los resultados de Arizona. Otros tres adultos murieron después de lo que se cree que son algún tipo de emergencias médicas en los terrenos del Capitolio, dijo el jefe de policía de DC.

Al volver a convocar el Senado después de que se restableció el orden, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano por Ky., Dijo que el gobierno de la nación había enfrentado amenazas mayores que lo que él llamó una «multitud desquiciada».

«Quiero decirle al pueblo estadounidense: el Senado de los Estados Unidos no se dejará intimidar», dijo McConnell.

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, demócrata por Nueva York, llamó a los alborotadores «terroristas domésticos» y culpó al presidente Donald Trump de incitarlos. «Esta será una mancha en nuestro país, no tan fácil de lavar», dijo.

Durante el recuento de votos, los representantes plantearon objeciones sobre algunos otros estados, pero estas no fueron entretenidas porque los senadores se retiraron o no firmaron después del caos del día. El senador Josh Hawley, republicano por Missouri, firmó una objeción al resultado de Pensilvania, pero fue derrotada en ambas cámaras.

Descargue la aplicación NBC News para conocer las últimas noticias y la política

El Senado votó para rechazar una objeción republicana a los resultados en Arizona por un voto desigual de 93-6. La Cámara rechazó la objeción 303-121. En la objeción de Pensilvania, el Senado la rechazó 92-7 y falló en la Cámara 282-138.

Los senadores que votaron a favor de la objeción de Arizona fueron Hawley; Ted Cruz de Texas; John Kennedy de Luisiana; Cindy Hyde-Smith de Mississippi; Roger Marshall de Kansas; y Tommy Tuberville de Alabama.

Los senadores que votaron a favor de la objeción de Pensilvania fueron Cruz; Hawley; Hyde-Smith; Marshall; Tuberville; y Cynthia Lummis de Wyoming; y Rick Scott de Florida.

Después de los disturbios, cuando volvieron a reunirse, la Cámara y el Senado habían retomado donde lo dejaron horas antes: debatiendo una objeción republicana a los resultados en Arizona. Pero el caos del día pareció dejar una fuerte impresión entre los legisladores, incluidos algunos republicanos que, como resultado, abandonaron sus objeciones a contar a los electores de Biden, incluso cuando otros no dieron indicios de que retrocederían.

El senador James Lankford, republicano por Oklahoma, quien previamente había dicho que planeaba oponerse al conteo de los electores de Biden a menos que se formara una comisión para auditar los resultados, admitió el miércoles por la noche que su esfuerzo fracasaría.

Lankford había estado en medio de su discurso apoyando la objeción contra el conteo de los votos del colegio electoral de Arizona cuando el Capitolio fue violado y los legisladores tuvieron que ser llevados a un lugar seguro.

«Obviamente, la comisión que pedimos no va a suceder en este momento, y lo entiendo», dijo. «Y nos dirigimos hacia esta noche, hacia la certificación de Joe Biden, quien será el presidente de los Estados Unidos».

La senadora Kelly Loeffler, republicana por Georgia, una senadora designada que perdió su segunda vuelta electoral el martes por la noche, dijo que tenía la intención de oponerse a los electores de Biden, pero que «los eventos que han ocurrido hoy me han obligado a reconsiderar» y que ella » no puede en buena conciencia «seguir adelante.

No obstante, Loeffler redobló las afirmaciones falsas de que hubo «cambios de última hora» e «graves irregularidades» en las elecciones, lo que aparentemente justifica sus planes de oponerse al proceso. Sus colegas aplaudieron después de que terminó sus comentarios.

Pero Hawley, el primer senador en anunciar sus planes de oponerse al recuento de votos, defendió sus intenciones y luego se opuso a Pensilvania.

El senador Lindsey Graham, RS.C., un aliado de Trump y socio frecuente de golf, dijo que Biden fue elegido legalmente y que es hora de aceptarlo.

«No me cuentes. Ya es suficiente», dijo. «Tenemos que acabar con esto».

Lo que suele ser un evento procesal de media hora se convirtió en un feo espectáculo de todo el día, la culminación de un esfuerzo liderado por Trump, apoyado por más de 100 miembros del Congreso, para impugnar la victoria de Biden.

Los votos del colegio electoral comenzaron a contarse oficialmente el miércoles a la 1 pm en una sesión conjunta del Congreso, donde los aliados republicanos de Trump comenzaron a oponerse a que se contaran los votos de numerosos estados que ganó Biden a pesar del rechazo de McConnell y el vicepresidente Mike Pence.

La primera objeción, al voto de Arizona, tuvo lugar minutos después del procedimiento, cuando los manifestantes que apoyaban a Trump, incitados por el presidente, descendieron sobre el Capitolio. Después de que los manifestantes traspasaron los escalones del Capitolio y comenzaron a enfrentarse con la policía, partes del edificio se cerraron, se detuvo el conteo del Congreso y se llevó a Pence a un lugar seguro.

La gente asiste a una manifestación en apoyo del presidente Donald Trump en Washington el miércoles.Allan Smith / NBC News

El caos comenzó cuando la Cámara y el Senado debatieron por separado la objeción.

Se podía ver a los manifestantes desde el tercer piso pasando las barricadas hasta el edificio, donde los oficiales de policía del Capitolio comenzaron a correr hacia los pasillos y gritar al personal que se alejara de las ventanas, diciendo que los alborotadores habían entrado en el edificio y que debían cubrirse.

Se podían escuchar gritos varios pisos más abajo. Los miembros del personal del Senado comenzaron a cerrar las puertas de la cámara del Senado. Luego comenzó a reproducirse una grabación que anunciaba que había una amenaza a la seguridad dentro del edificio y que las personas deberían refugiarse. Los senadores fueron llevados a un lugar seguro.

«La escena que vimos en Capitol Hill, los golpes, los gritos, los gritos, las demandas para ingresar a la cámara del Congreso de los Estados Unidos, ese es el tipo de cosas que suceden en las naciones del tercer mundo», dijo la representante Abigail. Spanberger, D-Va.

Antes del recuento de votos, Trump instó a miles de sus partidarios en un mitin cerca de la Casa Blanca a dirigirse al Capitolio para asegurarse de que sus «voces sean escuchadas». Trump, quien ha afirmado falsamente que ganó las elecciones, Habló durante más de una hora antes de que estallara la violencia.

En repetidas ocasiones instó a Pence, que había estado presidiendo el conteo de votos, a descartar los votos de los estados o de alguna manera enviarlos de regreso a los estados, lo cual no tiene el poder de hacer.

«Mike Pence tiene que ayudarnos», dijo. «Si no lo hace, será un día triste para nuestro país».

En una declaración enviada mientras Trump todavía estaba hablando, Pence indicó que no se uniría al esfuerzo de Trump.

En respuesta, Trump tuiteó que «Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución».

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, DN.Y., dijo que el día sería «una mancha en nuestro país, no tan fácil de lavar», y llamó a Trump «sin duda nuestro peor» presidente de la historia.

Los representantes David Cicilline, DR.I., y Ted Lieu, D-Calif., Distribuyeron una carta entre colegas instando a Pence a invocar la Enmienda 25 y declarar a Trump no apto para el cargo, lo que podría llevar a su destitución anticipada.

Los electores ya emitieron sus votos el 14 de diciembre, y Biden, que obtuvo 7 millones de votos más que Trump, ganó 306 votos electorales contra 232 para Trump.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *