Dom. Mar 3rd, 2024

Osvaldo Iommi (70) era uno de los cinco amigos que viajaban en el helicóptero que se estrelló en el río Paraná, a la altura de Ramallo, y que era conducido por Gustavo Degliantoni (70), el empresario que terminó siendo la única víctima fatal. Mientras se investiga si sufrió una descompensación, su compañero contó detalles de la tragedia.

Al rememorar el accidente, dijo que estuvieron almorzando el domingo al mediodía en un parador de la zona de El Embudo, en las islas frente a Rosario. Luego de comer, emprendieron su regreso a Ramallo. En ese viaje, el helicóptero se precipitó al agua, a la altura de la desembocadura del arroyo Las Hermanas. A unos 300 metros, Degliantoni tenía una guardería náutica.

«Era una tarde como cualquier otra. Estuvimos festejando porque había venido un amigo de Canadá. Venía todo bien, y pasó lo que pasó. Fueron segundos. Nosotros alcanzamos a salir, pero Gustavo quedó enganchado y no sabemos qué pasó», relató Iommi, en declaraciones reproducidas por Telefé Rosario.

El helicóptero, de color rojo, era un Robinson 55. Lo divisaron vecinos de Rosario y de otras localidades a lo largo del Paraná, en dirección sur. A las 18.30 del domingo, a metros de la costanera de Ramallo, cuando sobrevolaba al ras del agua, el aparato cayó de trompa al río, se clavó y quedó destrozado. La dramática secuencia quedó filmada.

«No vi nada, yo justo agaché la cabeza para agarrar el celular y cuando la levanté vi que el agua salpicaba el frente del helicóptero. Se dio la vuelta y nos hundimos», contó Iommi sobre el momento del accidente.

En ese instante, detalló, se desabrochó el cinturón, golpeó la puerta y salió del aparato. «Todavía no sé cómo hice para salir», recordó. Y valoró el rápido accionar de un grupo de personas que estaba en lancha y motos de agua, que los ayudaron en el rescate del agua.

Al ser consultado sobre el motivo del incidente, deslizó: «¿Que pasó? No sé. La Justicia y los peritos determinarán que pasó, yo vi que nos hundimos y nada más».

Degliantoni era un reconocido empresario de la zona y ex piloto de Turismo Carretera.

Al helicóptero se lo vio volando muy bajo. Sobre ese punto, Iommi expresó: «No sé cuál es el motivo por el que venía volando tan bajo. Tal vez porque porque estábamos volviendo y faltaba poco, porque querían ver el partido de River. Pero no sé el motivo, hicimos una recorrida en una isla que tienen ellos y saludamos a unos amigos que tienen en una quinta y ya volvíamos y pasó esto». E insistió: «Fueron décimas de segundos, fue todo muy rápido».

Al definir a Degliantoni como un piloto «muy experimentado», de quien se cree haber sufrido un supuesto paro cardiorrespiratorio durante el vuelo, negó que lo hayan visto con algún malestar: «Veníamos bien, riéndonos, inclusive pasamos por varios lugares a saludar a amigos».

En el helicóptero viajaban además Rubén Calderón (76), Rubén Ojeda (63) y Julio César Puchet (59), quienes sufrieron heridas leves. «Los otros amigos que estaban atrás no sé cómo hicieron para salir, porque cuando los vi estaban sin el cinturón. Fui el segundo en flotar y, cuando miré, los vi a los otros muchachos que estaban saliendo. Y Gustavo muere, lamentablemente«, concluyó.

Degliantoni era un reconocido empresario de la zona y un ex piloto de Turismo Carretera. Tenía cuatro hijos, tres varones y una mujer, y dos nietos. Actualmente, no estaba en pareja. Vivía en un predio exclusivo a la vera del Arroyo “Las Hermanas”, en la localidad de Ramallo.

Era un importante empresario y dueño de la petrolera Degab S.A., ubicada en el Parque Comirsa II, y dedicada al «retiro, transporte, tratamiento y disposición final de residuos especiales». De acuerdo con lo que figura en el sitio web de la compañía, se trata de una «empresa comprometida con la preservación de los recursos renovables, que ha desarrollado técnicas y tecnologías para el mejor tratamiento y recuperación de los residuos que contienen hidrocarburos, obteniendo el mayor aprovechamiento de la fase combustible, con la menor generación de residuos derivados de su proceso». En la firma trabajan con 42 clientes en 14 provincias.

Degliantoni junto a Juan María Traverso, "El Flaco", su ex compañero de carreras y gran amigo.Degliantoni junto a Juan María Traverso, «El Flaco», su ex compañero de carreras y gran amigo.

Además, en los años ochenta, Degliantoni había corrido en el Turismo Carretera, en un equipo que contaba con su apoyo económico. Lo hizo como compañero de Juan María Traverso y de los hermanos Oscar y Antonio Aventín para Ford. Incluso llegó a ganar una carrera en un Ford Falcon.

Contaba con dos helicópteros de su propiedad y, según fuentes del lugar, formaba parte de un grupo de empresarios que recorría el país y países limítrofes en esas aeronaves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *